Portada
Índice
Reconocimientos
Introduccion
Capítulo I
Capítulo II
Capítulo III
Capítulo IV
Capítulo V
Capítulo VI
Iglesia Evangélica Centro Cristiano de Fe

Centro de Entrenamiento Ministerial
Ven a estudiar la Palabra de Dios :
Levantando los cimientos
Escuela Internacional de Ministerios

SERÁS LLAMADO REPARADOR DE PORTILLOS
Por Alberto Cornejo / Pastor CCF

CAPITULO VI
SERAS LLAMADO REPARADOR DE PORTILLOS.

LLAMADO REPARADOR DE PORTILLOS

La palabra “portillos” es una referencia bíblica que puede aplicarse de dos maneras:
Primera: como un hueco en los muros de protección que antes poseían las ciudades, lo cual permitiría que los enemigos pudieran entrar.
Segunda: como una ruptura o hendidura en la pared, que puede ser la causa de que esta se derrumbe o que sea destruida gradualmente.

En el sentido espiritual, los portillos son áreas de la vida que están deterioradas, o accesos por los que el enemigo penetra. Estos deben ser reparados, es decir que hay que cerrarlos, para que haya seguridad y protección.
Y la forma de hacerlo es actuando de acuerdo a la revelación de la palabra de Dios.
Las personas tienen portillos debido a su pecado, ignorancia de la palabra, maldiciones, herencias espirituales etc.

Los matrimonios tienen portillos, por causa del pecado, la irresponsabilidad, el egoísmo etc.

Las congregaciones tienen portillos, debido a los esquemas religiosos, al legalismo y por la carnalidad de sus miembros.

Y todos estos deben ser reparados, para que no haya lugar para que entre el diablo.

Los reparadores de los portillos, serán hombres y mujeres que entendiendo su lugar en el cuerpo de Cristo usarán correctamente la palabra de Dios para restaurar la vida de las personas que les rodean, obedeciendo la instrucción de Apóstol Pablo a Timoteo:

PROCURA CON DILIGENCIA PRESENTARTE A DIOS APROBADO, COMO OBRERO QUE NO TIENE DE QUE AVERGONZARSE, QUE USA BIEN LA PALABRA DE VERDAD (2Tim.2:15)

Algunos se levantaran como pacificadores, restaurando relaciones deterioradas; otros serán consoladores que restaurarán la confianza y el ánimo que las personas hayan perdido; otros enseñarán sobre la justicia, o sobre la victoria que el creyente tiene sobre el pecado, el mundo y Satanás.
Gente común y corriente reparará los portillos haciendo uso correcto de la palabra de Dios.

También serán Reparadores de portillos, cada uno de los cinco dones ministeriales, que realicen su función de edificación y de perfeccionamiento de los santos. Cada uno de los Apóstoles, Profetas, Pastores, Maestros y Evangelistas que no tengan celos denominacionales, ni intereses egoístas de promover determinada doctrina; sino con una visión amplia hacia el cuerpo de Cristo defendiendo la sana doctrina.
Aquí estarán incluidos, aquellos que no tengan temor de refutar las falsas doctrinas, los mandamientos de hombres y las tradiciones que por siglos han defendido las diferentes denominaciones.

Nosotros debemos actuar como colaboradores de Dios; y trabajar en la edificación de su obra, en la expansión de su Reino, teniendo como única motivación en todo lo que hagamos; hacer su voluntad, hacer lo que a él le agrada.
Para esto es necesario tener en claro, que existe una diferencia entre los que trabajamos en el Reino y los que son trabajados, entre colaborador y labranza; entre nosotros y ellos.
El Apóstol Pablo hace esta diferencia; considerándose a si mismo y a los que trabajaban con él, como colaboradores de Dios. Y a los cristianos que están siendo edificados en la iglesia de Corinto, a quienes se dirige como “vosotros”; los considera labranza de Dios, edificio de Dios.

PORQUE NOSOTROS SOMOS COLABORADORES DE DIOS Y VOSOTROS SOIS LABRANZA DE DIOS, EDIFICIO DE DIOS (1 Cor.3:9)

Ahora bien para ser más amplios en la aplicación de edificar, reedificar y restaurar portillos; podemos hacer tres divisiones principales:
• Los portillos en la vida de los inconversos.
• Los portillos en la vida de cristianos no consagrados.
• Los portillos en las congregaciones tradicionales.

Portillos en los incrédulos.

En el caso de las personas inconversas; los portillos se deben principalmente al pecado y a su incapacidad de vencerlo por ser esclavos de él.

PORQUE CUANDO ERARIS ESCLAVOS DEL PECADO, ERAIS LIBRES ACERCA DE LA JUSTICIA (Rom.6:20)

Pero cuando ellos conozcan; que pueden ser justificados por la fe y ser libres del pecado; vendrán a ser siervos de la justicia. Y se les podrá decir con toda seguridad:

MAS AHORA QUE HABEIS SIDO LIBERTADOS DEL PECADO Y HECHOS SIERVOS DE DIOS, TENEIS POR VUESTRO FRUTO LA SANTIFICACION, Y COMO FIN LA VIDA ETERNA. (Rom.6:22)

Mientras haya pecado en la vida de las personas; existirá la posibilidad de recibir destrucción o ruina, (el pecado es el portillo por el cual el enemigo tiene posibilidad de entrar para robar, matar o destruir)
El señor revela muy claramente esto por medio del profeta Isaías:

POR TANTO OS SERA ESTE PECADO COMO GRIETA QUE AMENAZA RUINA EXTENDIENDOSE EN UNA PARED ELEVADA, CUYA CAIDA VIENE SUBITAMENTE Y REPENTIMAMENTE Y SE QUEBRARA COMO SE QUIEBRA UN VASO DE ALFARERO…(Isa.30:13)

Portillos en los creyentes inestables.

En la vida de muchos creyentes, el pecado también es uno de los principales portillos. Por negligencia, ignorancia, o supuesta debilidad están atados a él, y por tanto el enemigo puede entrar.

Las Iglesias tradicionales.

En el caso de las Iglesias, los portillos se deben a la ignorancia de la palabra, lo cual es la causa del legalismo en algunas; y de la carnalidad en otras.

La edificación de la Iglesia usando esquemas humanos ya dio evidencias de deterioro, por eso surge la necesidad de restaurarlas. Denominaciones que fueron levantadas como reinos humanos, han sido partidas en pedazos, congregaciones que procuran levantarse basándose en mandamientos de hombres, han desaparecido en muchos lugares; y muchas denominaciones que han superado las divisiones internas, ahora solo sirven para causar divisiones entre el cuerpo de Cristo.
Todas estas son muestras de la edificación con madera, con hojarasca, etc. Pero es el tiempo de edificar oro, plata, y piedras preciosas.
Es el tiempo de reparar los portillos, y lo harán los que tengan el discernimiento correcto y estén dispuestos al esfuerzo.
Cuando los portillos sean reparados; (es decir que las paredes sean reconstruidas y los huecos sean cerrados) entonces como dijo Nehemías; ya no estaremos más en desgracia.

…VENID EDIFIQUEMOS EL MURO DE JERUSALEN, Y NO ESTEMOS MAS EN OPROBIO. (Neh.2:17)

RESTAURADOR DE CALZADAS PARA HABITAR.

Desde el principio, el deseo de Dios para el hombre a sido que habite con seguridad y confianza. Por ello lo puso en medio del jardín que había plantado, donde nada le haría falta.

JEHOVA DIOS PLANTO UN HUERTO EN EDEN , AL ORIENTE; Y PUSO ALLI AL HOMBRE… (Gen.2:8)

Muchísimo tiempo después de esto, habiendo escogido a un pueblo entre todas las naciones, les entregó ciudades que no habían edificado:

CUANDO JEHOVA TU DIOS TE HAYA INTRODUCIDO… EN CIUDADES GRANDES Y BUENAS QUE TU NO EDIFICASTE Y CASAS LLENAS DE TODO BIEN QUE TU NO LLENASTES… (Deut.6:10)

Y proféticamente se declara, que la ciudad santa será restaurada y puesta por cabeza sobre las naciones, y en ella morará el pueblo de Israel.

Y JERUSALEN SERA OTRA VEZ HABITADA EN SU LUGAR, EN JERUSALEN (Zac.12:6)

Y MORARAN EN ELLA, Y NO HABRA NUNCA MAS MALDICION SINO QUE JERUSLEN SERÁ HABITADA CONFIADAMENTE (zac.14:11)

Y al final de las edades, el Señor introducirá a su pueblo escogido en la ciudad celestial: la nueva Jerusalén.

VOY PUES A PREPARAR LUGAR PARA VOSOTROS. Y SI ME FUERE Y OS PREPARARE LUGAR , VENDRE OTRA VEZ Y OS TOMARE A MI MISMO… (Jn.14:2,3)

Todo esto revela que Dios desea el bienestar de sus hijos, como esta escrito: el ama la paz de sus siervos. (Sal.35:27)
Y con esa voluntad de que el hombre habite en lugares seguros; el Señor anticipa el hecho de que serán reparadas las calzadas para que puedan ser habitadas.
Las calzadas eran las vías de acceso o de tránsito de una ciudad, las cuales permitían que se tuviese una buena comunicación entre sus habitantes.
Las calzadas no son lugares de habitación, sino de movimiento, por lo cual llama la atención de que la promesa de Isa.58:12 sea “serás llamado… restaurador de calzadas para habitar.”
Las calzadas eran las calles o caminos internos de una ciudad; y solo si cumplen con ciertas condiciones podrían convertirse en lugares para habitar, lo cual parece ser el interés de Dios según lo revelado por el profeta Zacarías.

ASI HA DICHO JEHOVA DE LOS EJERCITOS, AUN HAN DE MORAR ANCIANOS Y ANCIANAS EN LAS CALLES DE JERUSALEN, CADA CUAL CON BORDON… Y LAS CALLES DE LA CIUDAD ESTARAN LLENAS DE MUCHACHOS Y MUCHACHAS QUE JUGARAN EN ELLAS. (Zac.8:4,5)

Restaurar las calzadas era una ocupación que debía ser bien vista por el pueblo, pues un camino en buen estado facilitaba el tránsito, el transporte y la comunicación.

BARRED EL CAMINO AL PUEBLO; ALLANAD, ALLANAD LA CALZADA, QUITAD LAS PIEDRAS, ALZAD PENDON A LOS PUEBLOS. (Isa.62:10)

Pero restaurar las calzadas (espirituales) para habitarlas, es una mejor ocupación vista con agrado de parte de Dios; porque conlleva la idea de que llegue a anhelarse tanto el estar en sus caminos, que se desea vivir en ellos. Habitar una calzada es permanecer en ella en lugar de solo pasar por ella, y esto aplicándolo a los caminos de Dios, revela el deseo del hombre por agradar a Dios.

JEHOVA ME HA PREMIADO CONFORME A MI JUSTICIA… PORQUE YO HE GUARDADO LOS CAMINOS DE JEHOVA… (Sal.18:21)

QUIEN ES SABIO PARA QUE ENTIENDA ESTO, Y PRUDENTE PARA QUE LO SEPA? PORQUE LOS CAMINOS DE JEHOVA SON RECTOS, Y LOS JUSTOS ANDARAN POR ELLOS… (Ose.14:9)

EL CAMINO DE LA SANTIDAD.

Una de las principales calzadas (caminos) que serán restauradas en el ambiente espiritual, se encuentra en Isaías 35:8; y se llama: camino de santidad:

Y HABRA ALLI CALZADA Y CAMINO, Y SERA LLAMADO CAMINO DE SANTIDAD: NO PASARA INMUNDO POR EL, SINO QUE EL MISMO ESTARA CON ELLOS

Esta es una calzada que debe ser restaurada, para que la iglesia habite en ella, ya no solo caminando en santidad por momentos sino permaneciendo en santidad.

EL QUE ANDUVIERE POR ESTE CAMINO, POR TORPE QUE SEA NO SE EXTRAVIARA (Isa.35:8)

No se necesita ser muy maduro espiritualmente, o haber tenido grandes experiencias para saber cual es el camino de la santidad.
Aún la persona más ignorante sabe que cosas pertenecen a la santidad o al pecado.

Dios ha revelado que él habita en la altura y la santidad (Isa.57:15); él habita en la santidad, y desea que nosotros que somos su pueblo también lo hagamos.
El no espera que caminemos cerca de la santidad, o que caminemos temporalmente en ella; su deseo es que vivamos en ella, que permanezcamos en ella.

Este camino debe ser restaurado para vivir en él, esto significa desarrollar un estilo de vida de consagración, dejando a un lado los deseos egoístas, la amistad con el mundo, la religiosidad del domingo y la mundanalidad de la semana.

Vivir en santidad, es simplemente vivir para Dios, dejando que Cristo viva en nosotros como dijo el Apóstol Pablo.

Es vivir apartados para Dios, considerando que estamos crucificados para el mundo y que el mundo está crucificado para nosotros.
Es posible habitar en santidad, por causa del espíritu que ha sido derramado en nuestro corazón, y por la revelación de la palabra de Dios, la cual declara que somos escogidos, santificados, justificados y predestinados para ser hechos semejantes al hijo de Dios

El camino de la santidad será restaurado, por medio del conocimiento de las Escrituras, las cuales registran entre otras cosas, los pecados del pueblo de Dios en la antigüedad y sus consecuencias.

MAS ESTAS COSAS SUCEDIERON COMO EJEMPLO PARA NOSOTROS, PARA QUE NO CODICIEMOS COSAS MALAS, COMO ELLOS CODICIARON, NI SEAIS IDOLTARAS COMO ALGUNOS DE ELLOS … NI FORNIQUEMOS COMO ALGUNOS DE ELLOS FORNICARON, Y CAYERON EN UN DIA 23,000. NI TENTEMOS AL SEÑOR COMO TAMBIÉN ALGUNOS DE ELLOS LE TENTARON, Y PERECIERON POR LAS SERPIENTES. NI MURMUREIS, COMO ALGUNOS DE ELLOS MURMURARON Y PERECIERON POR EL DESTRUCTOR (1Cor.10:6,10)

Podemos aprender de los errores de Sansón, de Elí, de Giezi, de Acán, de María, de Esaú, de Ananías, etc.
Pues la escritura agrega:

Y ESTAS COSAS LES ACONTECIERON COMO EJEMPLO, Y ESTAN ESCRITAS PARA AMONESTARNOS A NOSOTROS, A QUIENES HAN ALCANZADO LOS FINES DE LOS SIGLOS. (1Cor.10:11)

Pero también podemos aprender sobre el camino de la santidad, imitando la integridad de Samuel, de Josué, de Daniel, de José, de Enoc, etc.
La iglesia debe habitar en la calzada de santidad, la escritura dice:

SEREIS PUES, SANTOS, PORQUE YO SOY SANTO. (Lev.11:45)

Y si entendemos que somos hijos de Dios; también sabemos que si vivimos, para él vivimos; y si morimos, para él morimos, porque hemos sido comprados a precio de sangre, redimidos con la sangre de nuestro señor Jesucristo y escogidos para ser santos.

La calzada de santidad se convierte en nuestra habitación, cuando todo lo que hacemos sea de palabra o de hecho se hace en el nombre del Señor.

EL CAMINO DEL AMOR .

Otra de las calzadas a restaurar es la del Amor. En la escritura somos llamados a caminar y vivir en amor.

Y ANDAD EN AMOR, COMO TAMBIEN CRISTO NOS AMO, Y SE ENTREGO A SI MISMO POR NOSOTROS… (Efe.5:2)

El amor es uno de los caminos de Dios, el cual Pablo consideró más excelente que el de la unción y manifestación de dones.

MÁS YO OS MUESTRO UN CAMINO AUN MAS EXCELENTE … EL AMOR (1Cor.12:31)

AHORA PERMANECEN LA FE LA ESPERANZA Y EL AMOR, ESTOS TRES ; PERO EL MAYOR DE ELLOS ES EL AMOR (1Cor.13:13)

La escritura nos revela que Dios es Amor; lo cual significa que su naturaleza es Amor. El no tiene amor, él no permanece en Amor; Dios es Amor.
Y cada creyente tiene la misma naturaleza de su padre celestial, lo cual nos revela que podemos amar al prójimo y aún a los enemigos. Por lo tanto no tenemos que estar conformes con caminar en amor, sino esforzarnos por permanecer (vivir) en amor.

EL QUE PERMANECE EN AMOR, PERMANECE EN DIOS, Y DIOS EN EL (1Jn.4:16)

El Apóstol Pablo nos instruye en sus escritos a caminar en Amor; a seguir el Amor; (1Cor.14:1). Pero el Apóstol Juan nos habla de permanecer en Amor, es decir a vivir en Amor.

Según lo que el Apóstol Juan enseña; cuando amamos a otros Dios permanece en nosotros, pero aquel que no ama a su hermano permanece en muerte.
El que ama a su hermano permanece en la luz, y en él no hay tropiezo, pero el que aborrece a su hermano todavía está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a donde va.

Esto es muy importante, pues revela que nuestra comunión con Dios está relacionada con nuestra conducta hacia las personas.

Además en la Biblia también encontramos que:

EN CRISTO JESUS NI LA CIRCUNCISION VALE ALGO, NI LA INCIRCUSICION, SINO LA FE QUE OBRA POR EL AMOR. (Gal.5:6)

Lo único que es tomado en cuenta ahora, es que obremos con nuestra fe siendo motivados por el Amor. Por eso el Apóstol Pablo es bien claro al señalar lo siguiente:

Y SI TUVIESE TODA LA FE, DE TAL MANERA QUE TRASLADASE LOS MONTES, Y NO TENGO AMOR, NADA SOY. (1Cor.13:2)

Es tiempo de que los ministros “ungidos” sepan que hay una sola cosa importante en todo lo que hacen; y es estar siempre motivados por el amor a Dios y a las personas.
Los ministros “inalcanzables” por el pueblo, deben bajarse de su nube de gloria para caminar sobre la tierra como lo hizo el Señor.
Es muy fácil caer en la trampa del diablo de enorgullecernos cuando vemos que el poder de Dios fluye cuando oramos, o cuando experimentamos una y otra vez que nuestra fe está funcionando.
Pero no sucederá si reconocemos que el poder es de Dios y no nuestro, y si recordamos continuamente que sin Amor Nada somos.

EL AMOR NO SE ENVANECE… (1Cor.13:4)

El señor caminó en amor todo el tiempo, por eso su unción fue tan efectiva, que pudo sanar a toda clase de enfermos y resucitar muertos. El señor nos mostró que la fe obra por el amor.

Hay muchos ministros de Dios, que caminan en la unción sin permanecer en Amor, se ven tan altivos cuando ministran, caminan con una apariencia de autosuficiencia, la gente no puede platicar con ellos, porque ni siquiera se detienen para saludarlos, andan tan en el espíritu que se olvidan que están en la tierra.

Tal vez sea necesario recordarles, que el Amor nos capacita para sufrir el daño que nos causan las personas a quienes servimos, y nos impulsa para ser benignos con ellas, por el amor nunca nos jactaremos de nuestro ministerio o de nuestro llamamiento, por el amor no vamos a envanecernos sabiendo que la unción está sobre nosotros y que tenemos dones operando en nuestra vida.

EL AMOR ES SUFRIDO, ES BENIGNO; EL AMOR NO TIENE ENVIDIA, EL AMOR NO ES JACTANCIOSO… TODO LO SUFRE, TODO LO CREE, TODO LO ESPERA, TODO LO SOPORTA. (1Cor.13:4,7)

El amor hace falta en la vida de las personas, la mayoría de seres humanos no están dando ni recibiendo amor. El mundo necesita amor, necesita conocer el amor de Dios, y los que podemos mostrarlo somos nosotros, porque ya fue derramado en nuestro corazón.

Por esto, debemos restaurar la calzada del amor, para que los hijos de Dios habiten en ella, y puedan mostrar el amor hacia los no creyentes y hacia los hermanos.

EN ESTO CONOCERAN TODOS QUE SOIS MIS DISCIPULOS, SI TUVIEREIS AMOR LOS UNOS CON LOS OTROS. (Jn.13:35)

Algunas congregaciones cristianas, poseen miembros que han caminado tanto tiempo en el legalismo; que participan del error de los fariseos, que no dan muestras de amor ni de misericordia, pero si de “celo por la santidad.”
Cuando alguien falla, solo pueden mostrarle su dureza, condenación, criticas y menosprecio, por que ha pecado y no es digno de recibir ninguna otra cosa.

Otros tal vez no son radicales, pero pueden pasar por alto las necesidades y el sufrimiento ajeno sin sentir compasión. Y como no hacen mal a nadie, asisten regularmente a la Iglesia y hasta diezman; están satisfechos con su condición espiritual, la cual incluye contiendas, rebeldías y rencores.
Dios desea que nuestra vida sea mucho más elevada que esto.

Ministros de Dios, es muy importante que restauremos la calzada del amor para vivir en ella, que no solo ministremos el poder de Dios a la gente, que no solo impartamos la unción que nos ha sido dada, es necesario ministrarles amor.

Y SOBRE TODAS ESTAS COSAS VESTIOS DE AMOR, QUE ES EL VINCULO PERFECTO. (Col.3:14)

Fue por amor que el Señor Jesús comió con los publicanos, fue por amor que ayudó a María Magdalena y habló con la mujer Samaritana en el pozo, fue por amor que caminó entre la multitud permitiéndoles que le tocaran. Y nosotros debemos imitarle en su andar.

Y ANDAD EN AMOR, COMO TAMBIÉN CRISTO NOS AMO… (Col.5:2)

Seguramente que no tendremos que atender privadamente a cada persona que lo requiera, pero la imagen de ser inalcanzables por la gente común debe ser removida. Podemos escucharles, mostrarnos amigables, alentarles con palabras de bendición, dando así muestras de que no nos avergonzamos de llamarnos sus hermanos y que no los menospreciamos por su condición.

EL CAMINO DE LA JUSTICIA.

Hay otra calzada que debe ser restaurada y es la de la justicia. La justicia divina debe tomar lugar, desplazando la humana. Nuestro nivel de justicia debe ser levantado al nivel divino, para no actuar, proceder, o reaccionar de acuerdo a lo que nos parezca justo, sino según lo que le parece justo a Dios.

EL QUE CAMINA EN JUSTICIA Y HABLA LO RECTO; EL QUE ABORRECE LAS GANANCIAS DE VIOLENCIA, EL QUE SACUDE SUS MANOS PARA NO RECIBIR COHECHO, EL QUE TAPA SUS OIDOS PARA NO OIR PROPUESTAS SANGUINARIAS; EL QUE CIERRA SUS OJOS PARA NO VER COSA MALA; ESTE HABITARA EN LAS ALTURAS… (Isa.33:15)

Solo el que habite en el camino de la justicia alcanzará la vida;

EN EL CAMINO DE LA JUSTICIA ESTA LA VIDA; Y EN SUS CAMINOS NO HAY MUERTE. (Pro.12:28)

Entendiendo que no se trata de la justicia propia sino de la que es por la fe, la que es en obediencia a la palabra de Dios, y por la guianza del Espíritu Santo.
Es de este estilo de vida del cual David escribió:

… ME GUIARA POR SENDAS DE JUSTICIA POR AMOR DE SU NOMBRE… (Sal.23:3)

Dios es justo; y esto es algo que aún el rey Nabucodonosor tuvo que reconocer:

… TODAS SUS OBRAS SON VERDADERAS, Y SUS CAMINOS JUSTOS; Y EL PUEDE HUMILLAR A LOS QUE ANDAN CON SOBERBIA . (Dan.4:37)

No importa lo que Dios haga o permita que suceda; él sigue siendo justo y desea que sus hijos también lo sean, por lo que en Oseas 14:9; está escrito:

PORQUE LOS CAMINOS DE JEHOVA SON RECTOS Y LOS JUSTOS ANDARAN POR ELLOS; MAS LOS REBELDES CAERAN EN ELLOS.

La calzada de la justicia debe ser habitada por los hijos de Dios; no basta con hacer algunas obras justas, no es suficiente con ser justos algunos días, eso sería igual que caminar, pero el deseo de Dios es que habitemos en el camino de la justicia.

Dios es honrado por nuestra conducta, él se agrada de que nuestra vida sea conformada de acuerdo a su voluntad. El se jactó ante Satanás de la conducta de Job, traspuso a Enoc, confió a Abraham sus planes, llamó al rey Ciro: mi siervo, reveló a Daniel sus secretos y respaldó a Nehemías en la reconstrucción de la ciudad destruida.

A Dios le agradamos con nuestra fe en él; también con nuestra obediencia, amor, y paciencia; pero hay algo que es aún más agradable, y es que sus hijos caminen en justicia.

HACER JUSTICIA Y JUICIO ES A JEHOVA MAS AGRADABLE QUE SACRIFICIO (Pro.21:3)

DIOS NO HACE ACEPCION DE PERSONAS, SINO QUE EN TODA NACION SE AGRADA DEL QUE LE TEME Y HACE JUSTICIA (Hech.10:35)

Para Dios es muy importante que sus hijos caminen en rectitud y justicia, por eso ha dado una advertencia para todos los que se consideren sus discípulos, y es esta:

SI VUESTRA JUSTICIA NO FUERE MAYOR QUE LA DE LOS ESCRIBAS Y FARISEOS, NO ENTRAREIS EN EL REINO DE LOS CIELOS (Mat.5:20)

Es el deseo de Dios, que Jerusalén la ciudad escogida sea llamada ciudad de justicia.
Jerusalén simboliza al pueblo de Dios, la iglesia de Dios, en la cual debe morar la justicia, y cuyos habitantes deben ser justos.

RESTAURARE TUS JUECES COMO AL PRINCIPIO, Y TUS CONSEJEROS COMO ERAN ANTES; ENTONCES TE LLAMARAN CIUDAD DE JUSTICIA, CIUDAD FIEL. (Isa.1:26)

AÚN DIRÁN ESTA PALABRA EN LA TIERRA DE JUDA… JEHOVA TE BENDIGA O MORADA DE JUSTICIA… (Jer.31:23)

La Iglesia se encamina hacia el punto en que pueda ser llamada ciudad de justicia.
Dios obtendrá su pueblo Santo, los redimidos conformaran un real sacerdocio que habitará en la justicia.

SI SABEIS QUE EL ES JUSTO, SABED TAMBIEN QUE TODO EL QUE HACE JUSTICIA ES NACIDO DE EL. (1Jn.2:29)

La Justicia, es un sinónimo de rectitud y de integridad, las cuales son virtudes que son desarrolladas en los hijos de Dios por el poder de su Espíritu.

El hombre justo, el que habita en la calzada de la justicia; es aquel que siempre permanece en la verdad, que no tiene doble ánimo en su corazón, tiene un corazón integro, y por ello camina en integridad.
Es un hombre recto, que también es integro en sus conceptos, y no es controlado por la soberbia sino dirigido por el espíritu Santo.

TODA INJUSTICIA ES PECADO … (1Jn.5:17)

El hombre justo no mentirá, no usará indebidamente los fondos confiados a él, no ocultará sus faltas, no pasará por alto sus deudas, no ignorará sus responsabilidades, no exigirá ni reclamará aún cuando tenga razones.
El justo no actuará con parcialidad, ni por sus intereses personales, no es movido por el dinero, ni por las posiciones. Guardará su lengua del pecado de ofender a otros, dará al “Cesar” lo que es del “Cesar” y a Dios lo que es de Dios, honrará a los que merecen honra y usará misericordia con los que no son dignos de nada.

… Y EL QUE ES JUSTO, PRACTIQUE LA JUSTICIA TODAVIA… (Apo.22:11)

Toda injusticia terminará, un día un rey justo gobernará todas las naciones, después de juzgarlas con justicia, pero antes de que eso suceda, es necesario que el juicio comience por la casa de Dios:

PORQUE ES TIEMPO DE QUE EL JUICIO COMIENZE POR LA CASA DE DIOS; (1Ped.4:17)

Por esto el apóstol Pedro nos amonesta a no padecer como homicidas, o ladrones, o malhechores, o por entrometernos en lo ajeno. Y ese tiempo ya viene, tiempo en que los líderes cristianos ya no serán acusados de fraude, o de corrupción o de inmoralidad, porque estarán caminando en rectitud, siendo irreprensibles.
Se terminará el tiempo de que se hable tan mal de la Iglesia, de saber de malos testimonios por los creyentes o por sus hijos, de los pastores o de los miembros de las congregaciones.
El templo de Dios será limpiado, los ladrones deben salir de el, los comerciantes y los religiosos no tendrán lugar allí. Y el pueblo de Dios sabrá lo que realmente significa:

…PARA QUE NOSOTROS FUESEMOS HECHOS JUSTICIA DE DIOS EN EL. (21or.5:21)

La santidad, el amor y la justicia, son solo algunos de los caminos o calzadas que Dios quiere que sean restauradas para que el pueblo habite en ellas. Los restauradores de calzadas cumplirán su obra por medio de su ejemplo y de la correcta proclamación del evangelio.

Como la palabra de Dios revela, que los caminos de Dios son eternos (Hab.3:6), y también que son más altos que los nuestros; no debemos conformarnos con ninguna imitación humana.

COMO SON MAS ALTOS LOS CIELOS QUE LA TIERRA, ASI SON MIS CAMINOS MAS ALTOS QUE VUESTROS CAMINOS Y MIS PENSAMIENTOS MÁS QUE VUESTROS PENSAMIENTOS. (Isa.55:9)

Los que antes estuvimos abatidos, quebrantados de corazón, cautivos, presos, enlutados, afligidos; pero ahora hemos oído las buenas nuevas, hemos sido vendados en nuestro corazón, hemos oído la proclamación de libertad y de apertura de la cárcel.
Nosotros que estuvimos afligidos y se nos ha dado gloria, gozo en lugar de luto, alegría en lugar de espíritu angustiado; ahora podemos ser llamados árboles de justicia, plantío de Jehová para gloria suya.
Nosotros reedificaremos las ruinas antiguas y levantaremos los asolamientos primeros, y restauraremos las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones… y se cumplirá la escritura que dice:

Y VOSOTROS SEREIS LLAMADOS SACERDOTES DE JEHOVA, MINISTROS DE NUESTRO DIOS SEREIS LLAMADOS. (Isa.61:6)

Cómo pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? Y como creerán en aquel de quien no han oído? Y cómo oirán sin haber quien les predique? Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian las buenas nuevas! (Rom.10:14)

No que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismo, sino que nuestra competencia proviene de Dios. El cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, más el espíritu vivifica. (2Cor.3:4,5)


Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas;
los cimientos de generación y generación levantarás,
y serás llamado reparador de portillos,
restaurador de calzadas para habitar.
(Isaías 58:12)